ANVP: «A día de hoy nuestra subsistencia ya no procede de la venta de periódicos, sino de los productos de impulso» – Sweet Press

Remedios Garrido, presidenta de la Agrupación Nacional de Vendedores de Publicaciones (ANVP), explica la situación actual de este sector que ha sufrido especialmente los efectos del Covid-19 y que lucha para poder salir adelante: «Habrá que reinventarse, y los productos de impulso jugarán ahí un papel muy importante», indica Remedios

¿Cómo vieron desde ANVP la venta de los productos de consumo por impulso durante la cuarentena?

En pleno confinamiento, los productos de consumo por impulso se vendieron muy poco porque las calles estaban vacías. Los escasos clientes que se acercaban en las dos primeras semanas únicamente compraban el periódico o autodefinidos. La tercera semana hubo un cambio radical de la venta, ya que había que compensar a los niños porque estaban encerrados. Ahí es donde los productos de impulso se vieron más beneficiados.

¿Y actualmente? ¿Han registrado una mejoría del consumo de los productos de impulso?

Ahora, se ha notado un repunte total. A día de hoy, nuestra subsistencia ya no procede de la venta de periódicos o revistas, sino de los productos de impulso. De hecho, la reinvención de los quioscos va a pasar por las ventas de este tipo de artículos.

Los editores no se han portado bien. Hemos tenido que pelear mucho. Yo voy a apostar por la reinvención de los quioscos y que dejen de lado la prensa, ya que trabajar con los editores es imposible.

A nivel general, ¿cómo ha afectado el coronavirus a las ventas de los quioscos?

Nuestro sector, el de los quioscos, ya estaba muy afectado antes de la crisis y el Covid-19 ha sido el golpe final que ha tocado y semihundido el negocio.

Todo el mundo conocía que la crisis del papel se mantenía en los últimos años y esto ha sido la puntilla para acelerar algo que ya todos sabíamos que, tarde o temprano, iba a ocurrir.

¿Qué pérdidas estima el sector?

Durante el confinamiento, el Estado nos ha permitido abrir, lo que ha supuesto que no hayamos podido acogernos a ningún tipo de ayudas, ni para autónomos ni para las personas que tenemos empleados.

Al estar abiertos y dar un servicio a la ciudadanía, ya que somos difusores de cultura, ha conllevado que todos los gastos hayan recaído sobre nosotros, mientras no ha habido clientes en la calle para comprar. Han sido unos meses de miedo y de muchas pérdidas, evidentemente.

¿Qué medidas demandan para paliar las consecuencias de la crisis del Covid?

A mí me ha dolido mucho el trato que se le ha dado al sector por parte de las Administraciones. He echado de menos el reconocimiento del Estado. Durante el confinamiento, nosotros hemos estado abiertos en una situación tan caótica, con tanto miedo e incertidumbre cuando no se sabía nada. Nos estábamos jugando la vida directamente dentro de nuestros negocios sin protecciones.

Lo único que pido es que se nos reconozca nuestra labor. De nosotros nunca se acuerda nadie y a otros sectores sí que se les ha otorgado ese reconocimiento.

Los quioscos hemos sido las luces que han iluminado las ciudades desde primera hora de la mañana cuando no había nadie. No hemos faltado ni un solo día.

En caso de que empeore la situación por los rebrotes, ¿cómo le harían frente?

Desgraciadamente, existe la posibilidad de que haya un nuevo confinamiento. Si llega ese momento y no existe una ayuda por parte del Estado a las empresas que estamos abiertas, como presidenta nacional, la recomendación que voy a lanzar es el cierre. En esas condiciones, nos sale mucho más rentable mantener los negocios cerrados.

¿Cómo ven el futuro más cercano?

Cada mes caen las ventas. En un futuro cercano, solamente sobrevivirán los quioscos más fuertes económicamente, los que tengan muy buenas ubicaciones, estén localizados en lugares de paso de turistas, etc. En los barrios, de cuatro quioscos cerrará uno.

Habrá que reinventarse, y los productos de impulso jugarán ahí un papel muy importante.

Fuente: Sweet Press